El divorcio online no es solo una opción efectiva, rápida y económica para aquellos que residen dentro de nuestras fronteras; sino también para aquellos que, por razones personales, se trasladan y viven fuera de ellas en el momento de la solicitud de divorcio. Pensamos en un perfil cuyo último domicilio familiar estaba fijado en España y, pese a que uno de ellos sigue residiendo en territorio español, el otro cónyuge tiene que trasladarse al extranjero.

Es cierto que pese a ser un procedimiento express y muy rápido, siempre se necesita el acto de ratificación del convenio regulador en el juzgado por parte de los cónyuges. Mediante este acto, los cónyuges se reafirman en su voluntad de divorciarse. La cuestión aquí es que es posible que el miembro de la pareja que reside en el extranjero puede no querer acudir personalmente al juzgado para realizar este trámite. Entendiendo que esta incomparecencia sería una causa justificada, pues la imposibilidad de personarse es un hecho objetivamente razonable, podrían otorgarse poderes a favor del procurador para que éste se ratifique en nombre del cónyuge ausente.

Por ejemplo, poniendo el caso de alguien que quiere divorciarse en Madrid pero vive en Francia: podría ir al consulado español más cercano a su domicilio para otorgar ante el cónsul poderes a favor del procurador para que ratifique, en su nombre, el convenio regulador previamente pactado el día fijado para el acto de ratificación. Se deberá justificar, en todo caso, la ausencia del cónyuge residente en el extranjero, pues se considera que la ratificación es un acto personal y lo habitual es que los cónyuges deban comparecer.