En los procesos de ruptura (separación, divorcio o nulidad matrimonial; y también en las extinciones de parejas de hecho) hay veces que un miembro de la pareja queda obligado al pago de una determinada cantidad en favor del otro. No debe confundirse con la conocida como “pensión de alimentos” que se atribuye en favor de los HIJOS en común de la pareja. La pensión compensatoria es muy importante; para muchas personas pueda incluso llegar a suponer una cantidad esencial para poder llegar a fin de mes.

Las cuestiones económicas son más que importantes, por ello, todos los expertos recomiendan un buen divorcio de mutuo acuerdo para tener un futuro tranquilo. La pensión compensatoria es una importante cuestión a negociar que se prevé cuando se produce un desequilibrio económico en uno de los miembro de la pareja.

No existe ninguna regla establecida y cerrada donde se especifique la cantidad concreta que deberá corresponder a la pensión compensatoria. No es algo matemático sino bastante casuístico, ya que se deben contemplar aspectos como la duración del matrimonio, los ingresos percibidos por cada miembro de la pareja, los gastos previsibles y periódicos, la posibilidad/expectativa de reincorporarse al mercado laboral en caso de miembros que solo trabajan en casa (y aquí entran en juego factores como la edad, el nivel de estudios, etc), el tiempo dedicado al cuidado de familiares y la situación de esos miembros en el momento de la ruptura, etc.

Como vemos, hay muchos factores que se deben valorar caso a caso. Según sea la situación, se fijará (si cabe) una u otra pensión compensatoria (una determinada cantidad u otra, una duración temporal o de por vida, etc).

Lo positivo de los divorcios de mutuo acuerdo es que los cónyuges están también de acuerdo en, si procede, la cantidad  y condiciones que van a reflejarse en el convenio regulador en materia de pensión compensatoria.

Desde www.divorciodemutuoacuerdo.com no realizamos ninguna gestión de negociación entre los miembros de la pareja, solo prestamos asesoramiento o resolvemos dudas. No diremos a Paco que tiene que pagar “X” euros a María. Paco y María acudirán a nosotros y previamente habrán acordado, si convenie, que Paco le pague a María una pensión compensatoria de “X” euros. Ese acuerdo y disposición existe y nosotros lo único que haremos, además de asesorar, es poner sobre el papel el acuerdo al que previamente hayan llegado los cónyuges.